Todos los místicos a través de la historia nos han enseñado el camino a escoger. El Despertar Espiritual. Ahora está en nosotros elegir.

De forma consciente casi todos escogemos la luz, sin embargo, nuestro subconsciente, el lado animal, reactivo, defensivo y controlador escoge la oscuridad. El temor a perder el control, aun cuando es ilusorio, está muy arraigado en el ser humano. Nos aterra confiar nuestra existencia en algo que no podemos ver, tocar y controlar.

Los humanos nos pasamos la gran mayoría del tiempo trabajando, controlando, manipulando y haciendo lo que sea para asegurar nuestra vida y bienestar. Curiosamente, toda esa energía es para mantener vivo el cuerpo cuando el cuerpo, por más bien que lo cuides y mantengas, es temporal.

Si la humanidad se percatara que es un espíritu eterno y no un cuerpo, pudiera liberar el 99% de sus preocupaciones y vivir en armonía y paz.

Sí, pero… ¿cómo tendré dinero para comer, pagar la renta y comprar el vestido nuevo para la boda del sábado?

El ganarte la vida es simbólico. Ganas dinero al servir a tu prójimo. Ganar dinero es una manera de aprender y comprender que somos Uno.

Una empresa exitosa es la que identifica con claridad las necesidades de sus clientes y las atiende eficazmente. El trabajador consciente atiende las necesidades del cliente al servir y al hacerlo con gusto. Nos ganamos el pan de cada día al servir a nuestro prójimo.

El Despertar Espiritual

Jesús dijo, «Ama a tu prójimo como Yo te amo a ti». La gente cree que las enseñanzas de Jesús están peleadas con la abundancia material. La gente desconoce que lo material emana de lo intangible. Lo visible nace de lo invisible.

Las enseñanzas de los grandes maestros son verdad y la verdad es fundamental para la abundancia y el amor. Es solo en la luz de la verdad que puedes ser liberada del dolor, la confusión y la miseria.

Parece ser lento el despertar solo por la resistencia del ser humano. Si abandonáramos el orgullo, la terquedad y la necesidad de tener la razón, el avance fuera sutil, agradable y sencillo.

Son miles de años y seguimos justificando nuestras creencias, rencores, quejas y pobreza.

Abre tu corazón a la verdad. Abandona la necesidad de saber y entender. Se sencillo y rinde toda tu resistencia. ¡Pon tu vida en las manos de Dios y te sorprenderás de su esplendor, belleza y amor por ti y el total de su creación!

¿Y tú qué piensas, te ha servido esto que te escribo? ¿Te resistes a tu despertar espiritual? ¿Qué eliges? ¿Te gustaría dejarme un comentario aquí abajo de lo que opinas de este artículo?

Miguel Zulueta / La Gran Visión

P.D.: Un favor si te gustó este aporte, ¿lo podrías compartir a través de twitter, facebook o la red social de tu preferencia?