El Divino Optimismo

Publicado por en Apr 7, 2014 en Blog | 0 comentarios

5615390423_91e7c7df91El pesimismo es contrario a la Idea Divina. Dios es el Optimista Eterno, infinitamente triunfante en todas Sus empresas. No tiene pensamientos de fracaso, desesperación o duda. Dios no puede ser nunca otra cosa que optimista, pues Él sabe que todo está bien. Del mismo modo, quien piensa con Dios; que está en armonía con Su Voluntad y Propósito, que penetra en la Consciencia Divina, sabe que todo está bien. Quien se compenetra de este conocimiento cierto, según el cual, aunque superficialmente las cosas parezcan fuera de razón y que de cerca se presenten irremediablemente malas, en realidad todo está bien. En el bello Universo de Dios, jamás puede haber un pesimista.

El pesimista es quien sólo ve el lado oscuro de las cosas, y sin comprender que son sombras transitorias, y que en lo alto está la Realidad eterna y perfecta, se hunde en las tinieblas. Cuanto más medita en el mal más cree en él. Cuanto más cree en él tanto más mal ve a su alrededor.

El pesimismo es la filosofía de la desesperación. Socava la salud, impide el éxito, sustrae de la Vida toda dicha y brillantez. Lo convierte a uno en una influencia depresiva para los demás. El pesimista es un enemigo de sí mismo y es una fuente de depresión y desarmonía para los demás.

Si el Divino Objetivo de la Vida es ponerse en armónica unión con Dios, como así es, antes de que tal unión pueda realizarse, el pesimismo ha de ser reemplazado por una actitud optimista hacia la Vida y por un hábito de pensar lleno de esperanza. Nadie que sea pesimista puede reconocer a Dios, ni nadie que conozca a Dios puede ser pesimista. Uno que conoce a Dios no puede evitar ser optimista, pues sabe que todo está bien.

Una filosofía de Verdad induce optimismo. Infunde una firme creencia en que el Creador sabe lo que hace en Su Universo y que, en un sentido interno, todo es bueno y todo está bien. Cree que, desde el punto de vista de Lo Absoluto, no hay otro poder que el Poder de Dios, y que éste es bueno. Afirma que el hombre no tiene más que ponerse en armonía con El Amor Infinito y automáticamente, por la acción de la Ley inmutable e infinitamente justa, alcanzará paz, felicidad, abundancia y salud. Recibirá todo bien y merced perfectos, no en un tiempo o lugar en el futuro, sino aquí y ahora.

(El Poder está en Ti – Henry Thomas Hamblin)

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>