Libertad de Pensamiento

Publicado por en Feb 4, 2014 en Blog | 0 comentarios

Woman Relaxing With Her Eyes Closed Stock PhotoEs obvio que toda sociedad está formada por individuos. No es un ente abstracto en sí misma. Es, por lo tanto, imposible que podamos “transformar” una sociedad que nos desagrada si no empezamos por transformarnos a nosotros mismos. Todo cambio positivo en ella se efectuará en la medida que cada hombre procure ascender en su nivel de ser individual. Cuando cada uno de nosotros logre conocerse a sí mismo y, además, conocer las limitaciones y las divisiones que originan ciertas teorías, dogmas e ideologías, habrá dado los primeros pasos para encontrar la verdadera realidad, aquella en la que no hay confrontaciones ni distanciamientos.

Esta verdadera realidad sólo puede hallarse en la libertad, ya que es en ella donde habita la Verdad. Ni un sistema político, ni social, ni cultural, ni nuestras creencias religiosas, nos pueden proporcionar la libertad. A pesar de los esfuerzos que se observan en todos esos ámbitos, persisten los problemas a nivel mundial porque ellos tienen sus raíces en la naturaleza humana. El parapetarse en las propias “convicciones” produce inseguridad. Cualquier cambio en la manera de pensar causa temor. Y es por ello que los conflictos siguen vigentes.

Cuando hablamos de “libertad”, estamos hablando de libertad de pensamiento, esto es, buscar el conocimiento para tener una mente más abierta y menos mecánica; desprendernos de nuestras emociones y sentimientos negativos que ahogan nuestra vida afectiva e impiden la entrada del Amor.

Desprendernos de la falsa seguridad que nos proporcionan las falsas creencias; del temor que nos produce el no pertenecer a algún Movimiento etiquetado o a conocer otras formas de pensamiento. Atrevernos a dejar de ser repetitivos y aventurarnos a descubrir la Vida por nosotros mismos a través de nuestras vivencias. Vivir la vida y disfrutarla, como se disfruta el perfume de una flor, sin que nos importe conocer su nombre botánico.

La libertad es Amor, y sin ella jamás conoceremos a Dios. Y para que la libertad y la Verdad se revelen, es necesario investigar nuestra propia y personal esclavitud.

Imagen: Woman Relaxing With Her Eyes Closed, photostock cortesía de FreeDigitalPhotos.net

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>